8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas

Este 8 de marzo queremos crear conciencia sobre cómo para millones de niñas de todo el mundo, la menstruación supone vergüenza, confusión y estigma. No tienen a nadie con quien hablar y no tienen acceso a productos de higiene.

8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


Niñas de Brasil, Honduras, Sri Lanka y Togo nos cuentan cómo la ayuda de Compassion ha impactado su experiencia y sus vidas.

En algún lugar del mundo, una chica empieza a sentir dolor de barriga; es raro, nunca le había dolido así. Entonces va al baño y descubre lo que ha ocurrido. Esta es una escena con la que casi todas las mujeres pueden identificarse pues les ha ocurrido en algún momento de sus vidas.


8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


Sin embargo, lo que diferencia la historia de cada mujer son las preguntas que llegan después: «¿Qué me está pasando?» «¿A quién se lo cuento?» «¿Qué hago ahora?».


Desesperación

Para algunas chicas, son preguntas fáciles de responder. Están preparadas para este día. Se sienten seguras y protegidas. Sin embargo, para muchas otras, su primera menstruación puede traer consigo desesperación. Así se sintió Adrienne en Togo, «me sentí tan conmocionada. No sabía nada sobre el asunto y me daba vergüenza preguntar».


8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


En Brasil, la desesperación también fue la reacción de Maria Rita. Tenía 12 años cuando tuvo que averiguar qué le pasaba a su cuerpo.

En Sri Lanka, las compresas se consideran un artículo prácticamente de lujo. Muchas familias prefieren gastar su dinero en comida o artículos de primera necesidad que en "problemas de mujeres". Realidad que Adrienne vive en su comunidad en Togo.


Estigma

Además de las limitaciones físicas, las niñas se enfrentan al estigma. En Brasil, cuando una chica está menstruando, utilizan una expresión que hace referencia a la "pocilga": son consideradas sucias.


8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


Cuando la directora del centro de Compassion, Wendy, recorre su comunidad en Honduras, es testigo de cómo la menstruación sigue siendo un tema tabú: «Los padres no se sienten cómodos hablando con sus hijas. Esta falta de información y educación da lugar a problemas mayores como un alto nivel de embarazo adolescente», dice.

«Los ancianos dicen que no podemos comer sandía o piña cuando menstruamos. Tampoco andar al sol o descalzas», dice María Rita.

A un continente de distancia de María Rita, Adrienne se enfrenta a una realidad similar en Togo: a las niñas se les impide realizar muchas actividades cuando tienen la regla.


8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


El estigma no solo afecta a las actividades sociales de las niñas, sino también a su educación. Según ActionAid, cerca del 50% de las niñas en edad escolar no tienen acceso a productos de higiene menstrual en Kenia. En Ruanda, muchas niñas pierden hasta 50 días de escuela cada año debido a la pobreza y el estigma del periodo.


Empoderamiento

La manera de combatir la desesperación y el estigma es con conocimiento y empoderamiento.


8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


La primera menstruación de Monserrath no fue sorpresa para ella porque su madre y los voluntarios del centro ya le habían hablado de ello. Cuando Adrienne pensó que los cambios de convertirse en mujer la limitarían, encontró educación, protección y empoderamiento en su centro en Togo.

En el centro de Maria Rita en Brasil, hay un grupo para niñas donde las educan sobre la pubertad. Gracias a ello empezó a ver la menstruación como un proceso normal en la vida de las niñas.


8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


«No sé qué hubiese sido de mí, si no fuera por el centro. En nuestro grupo de chicas, aprendemos todo sobre ser mujer», dice. «Cuando necesitamos productos de higiene, sabemos que siempre podemos venir y pedirlos».


Libertad

Respaldar a las niñas en las dificultades de la menstruación es también respaldar su confianza en sí mismas, sus sueños y su futuro. La menstruación no debe impedir que alcancen todo su potencial.

Cuando Adrienne solo podía ver las limitaciones de ser mujer, su centro le ayudó a comprender que ni la pobreza ni la regla podían impedirle convertirse en alguien con un futuro brillante.


8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


«Me enfadaba con Dios, preguntándole por qué me había hecho chica. Pero gracias al centro cambié de opinión», dice. «Ahora doy gracias a Dios por haberme hecho chica. Sin el apoyo del centro habría abandonado la escuela hace tiempo».

Si antes María Rita se odiaba a sí misma por ser chica, ahora le encanta ser un ejemplo para las demás. «Ya no me siento avergonzada. Me encanta ser mujer, y quiero que la gente respete a las mujeres. Quiero ser abogada o jueza y ser un ejemplo para otras chicas», dice.

A Monserrath nada puede detenerla: «Cuando pienso en mi futuro, me imagino como médico y hablando cinco idiomas. También quiero ser defensora de los derechos de los niños y las mujeres».


8 de marzo: rompiendo barreras para las niñas


En algún lugar del mundo, una niña se despierta por la mañana sabiendo que el día será duro. Se ducha, se viste, abre un paquete de compresas y mete algunas en la mochila. El día será difícil no por la regla, sino porque tiene un examen importante y ¡un partido de fútbol que ganar!

Ayúdanos a marcar la diferencia

Con tu ayuda, podemos darle a una niña la oportunidad de recibir ayuda y apoyo.

Apadrina ahora: juntos, podemos marcar la diferencia.

Apadrina uan niña

O ayúdanos con una donación. ¡Gracias por tu generosa ayuda!

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2022 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 25 países en Asia, África y América Latina.