Brasil: cómo nacen los sueños

Luís y sus hermanos sueñan con ser futbolistas, como muchos niños de Brasil. Para los que viven en pobreza, este sueño es difícil, pero el talento de Luís es reconocido en su comunidad. ¡Todo es posible!

Brasil: cómo nacen los sueños


Si paseas por las calles de cualquier ciudad de Brasil, especialmente por las zonas más pobres, seguro que ves a niños jugando a la pelota. Cada comunidad tiene un campo de fútbol donde niños y adolescentes se reúnen todas las tardes después del colegio para jugar. Corriendo descalzos o con zapatos que se caen a pedazos, todos juegan con la seriedad de quien participa en el mundial de fútbol.

Es común oír que los brasileños son fanáticos natos del fútbol. Desde Neymar y Cristiano Ronaldo hasta Haaland y Son Heung Min, los niños conocen la historia de cada jugador de cada equipo. Los futbolistas son las mayores referencias de éxito para la mayoría de los chicos que corretean por las calles de las comunidades brasileñas.


Brasil: cómo nacen los sueños


Especialmente en los barrios pobres, carentes de perspectivas y oportunidades, convertirse en un futbolista famoso parece la mejor manera de escapar de la pobreza.

Para casi todos ellos, sin embargo, este sueño nunca se hace realidad.


Cómo nacen los sueños

Todas las noches, Luís y sus tres hermanos se acomodan el pequeño salón de su casa para dormir. Su casa sólo tiene un dormitorio, donde duermen sus padres y su hermanita. Como la mayoría de los chicos de su comunidad, el sueño de Luís y sus hermanos también es convertirse en futbolistas.


Brasil: cómo nacen los sueños


El talento de Luís, sin embargo, es reconocido por todos en su barrio. La gente le llama "el chico que juega bien". Un día, sus habilidades futbolísticas llamaron la atención del entrenador de un equipo local, que le invitó a entrenar en su escuela de fútbol.

Su madre, Francisca, al principio dudaba de cómo podría apoyar el sueño de su hijo, dada la limitada situación económica de la familia. Pero decidió que el sueño de su hijo sería también su sueño.


Brasil: cómo nacen los sueños


Para Luís, entrenar en un equipo de verdad se convirtió en el primer paso hacia su gran sueño. Más que hacerse famoso, el sueño de Luís es proporcionar una vida mejor a su familia.

«Quiero ser un gran jugador y dar a mis padres y hermanos una vida mejor. Mi sueño es comprar una casa bonita donde pueda vivir con ellos con comodidad y alegría. Una casa en la que todos tengan sus propias habitaciones y camas», dice Luís.


Brasil: cómo nacen los sueños


Cómo mueren los sueños

El sueño de Francisca de niña era ser policía, pero, como a la mayoría de los niños de su comunidad, las dificultades de la vida acabaron con sus sueños.

En la actualidad, Francisca cuida de los niños y de su hogar, mientras su marido trabaja como albañil. Mientras lucha por cubrir los gastos básicos de la familia con su marido, Francisca lidia con la frustración de no poder apoyar los sueños de todos sus hijos.


Brasil: cómo nacen los sueños


Francisca y Luís saben que, a pesar de sus esfuerzos, llegar a ser jugador profesional no es fácil para nadie, más aún para personas nacidas en la pobreza como ellos. Pero también saben que nunca renunciarán al derecho a soñar.


Los sueños se hacen realidad

Tres de los cuatro hijos de Francisca están apadrinados en el centro Compassion. Allí, sus hijos están cuidados y protegidos de las malas influencias. Con cinco hijos que alimentar y unos ingresos familiares inestables, Francisca sabe que siempre puede contar con el apoyo del centro en los días más difíciles, especialmente aquellos en los que no tiene nada que poner en sus platos.

«Mis hijos siempre vuelven a casa cantando las canciones sobre Dios. Sé que es Dios quien nos da la fuerza para vivir cada día», dice Francisca.


Brasil: cómo nacen los sueños


Con el apoyo material y emocional del centro Compassion y los padrinos, Francisca y sus hijos sienten que no están solos en la lucha por sus sueños. Saber que el centro también cree en sus sueños y los alienta da a toda la familia la fuerza para creer en ellos.

Luís y su familia siguen siendo sólo soñadores en un contexto que insiste en hacerles rendirse. De hecho, no saben si todos sus sueños se harán realidad, pero seguirán soñando porque, frente a la pobreza, soñar ya es un logro extraordinario.


Brasil: cómo nacen los sueños


Cada día, confían en que los sueños que Dios tiene para ellos son mejores, y nunca se verán frustrados.


Apadrina a un niño

Con tu ayuda, podemos darle a un niño la oportunidad de recibir ayuda y apoyo.

Apadrina ahora: juntos, podemos marcar la diferencia.

Apadrina un niño

Recibe nuestras comunicaciones

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2024 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 29 países en Asia, África y América Latina.*