Uganda: una madre nunca se rinde

Leah, una madre que participa en nuestras actividades en el centro Compassion, se compromete a garantizar que todas las personas a su alrededor puedan tener una higiene adecuada. Incluso en estos tiempos de cuarentena.

Uganda: una madre nunca se rinde


Hace unos días, mientras escuchaba las últimas noticias en su pequeña radio, Leah comenzó a sentirse ansiosa. Debido a las restricciones de las autoridades, se vio obligada a quedarse en casa.


Uganda: una madre nunca se rinde


Hoy Leah no puede vender sus productos en el mercado, perdiendo la única fuente de sustento para ella y su hija.

Leah y su pequeña Miriam viven en una pequeña habitación en un área concurrida, compartida por otras 14 familias.


Uganda: una madre nunca se rinde


Dentro de estas cuatro paredes, mantener distancias sociales es casi imposible, especialmente con una niña de 10 meses.

Pero Leah no está sola. Gracias a nuestros trabajadores, esta joven madre aprendió la importancia de la higiene personal en la lucha contra el coronavirus.


Uganda: una madre nunca se rinde


Aprendió la importancia de lavarse las manos y recibió con gran alivio los suministros de alimentos, agua potable y jabón que recibió de nuestros voluntarios.

Al recordar todo lo que había aprendido en el centro de Compassion, Lea tuvo una idea: "Pensé que garantizar agua e higiene a todos mis vecinos mejoraría nuestras condiciones de vida".


Uganda: una madre nunca se rinde


“Hablé con la casera y la convencí de que instalara un sistema de lavado de manos con jabón. Ahora, cualquier persona que venga de afuera debe lavarse antes de entrar. En el centro Compassion aprendí que tener una higiene adecuada ayuda a prevenir el Covid-19” dice Leah.


Esperanza para los más necesitados

Para muchas madres como Leah, las medidas de cuarentena significan la imposibilidad de trabajar y de comer algo. La situación es más difícil en las zonas urbanas, donde las familias no tienen un huerto donde puedan producir sus propios alimentos.

Pero gracias a Dios, las autoridades ugandesas han otorgado a nuestros voluntarios un permiso especial que les permite distribuir suministros de alimentos a todos los necesitados. ¡Leah y su bebé ya han recibido los suministros para todo un mes!


Uganda: una madre nunca se rinde


“En este período tenemos que adaptarnos a la situación. Todo cambia, pero hacer el bien a nuestro vecino es algo que nunca dejaremos de hacer” explica Lenny Mugisha, director de Compassion en Uganda.

“Leo el pasaje de la Biblia en el que los amigos de un paralítico abrieron un agujero en el techo de la casa donde estaba Jesús, para que pudiera sanar a ese hombre. Aquí, debemos enfrentar la adversidad con la misma fe que esos hombres”.

Con valor y esperanza, nuestro equipo está haciendo todo lo posible para continuar ayudando a los niños más pobres. Y sus preciosas madres también, al igual que Leah.

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2020 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 25 países en Asia, África y América Latina.