Trabajo infantil

Trabajo infantil

Liberamos a los niños esclavos del lago Volta, en Ghana

Detenemos el trabajo infantil

Para proteger a los niños de la esclavitud

Dona ahora

Lago Volta, Ghana: el lago artificial más grande del mundo alimenta a miles de personas diariamente, pero todo el peso de la industria del pescado recae sobre los hombros de los niños más débiles, víctimas del trabajo infantil.

Trabajo infantil: lago Volta

Desde hace más de 50 años, el lago es sinónimo de fuente de vida para las aldeas que se han ido creando alrededor de sus orillas: comunidades enteras se ganan un sustento en las barcas o en los mercados de pescado.

Pero miles de pescadores – o mejor dicho, niños pescadores – no se encuentran allí por decisión propia.

Durante tres años, Ebenezer trabajó en el lago Volta. Tiraba las redes y las levantaba hasta que los hombros le ardían y las manos se le cortaban y sangraban.

Trabajo infantil: lago Volta

Los hombres que crearon el lago habían sumergido un bosque en el agua; cada vez que las redes se enganchaban a las ramas de los árboles, Ebenezer se veía obligado a tirarse al agua para desenredarlas. Los ojos le ardían y el pánico le cerraba el estómago: Ebenezer oraba para poder salir a la superficie y respirar de nuevo.

La industria del pescado del lago Volta es fundamental para la economía de Ghana, pero se basa en el trabajo de los niños más pobres, la mayor parte de ellos son menores de 10 años. Desarrollan trabajos peligrosos y difíciles, están sometidos a la violencia y a menudo ni siquiera les remuneran su trabajo.

Los meses pasaban y Ebenezer, presa de la angustia, oraba por su liberación.

Trabajo infantil: lago Volta

“A veces me sentaba y pensaba sobre mi futuro”, explica. “Deseaba ser libre, pero no podía. Oraba para que Dios me ayudara a irme”. Lee su historia

¿Por qué es importante donar para los niños víctimas del trabajo infantil?

Trabajo infantil

150 MILLONES DE NIÑOS entre 5 y 14 años son víctimas del TRABAJO INFANTIL

Trabajo infantil: sin salario

4 DE CADA 5 NIÑOS, además de ser explotados, no reciben ningún sueldo

Trabajo infantil: peligros

Más de 115 MILLONES DE NIÑOS trabajan en LUGARES PELIGROSOS

Trabajo infantil: tiempo

Más del 50% de estos niños trabajan una media superior a 9 HORAS POR DÍA

Gracias a la generosidad de donantes como tú, podemos ayudar a los niños a huir del trabajo infantil

Algunos ejemplos sobre cómo se puede emplear tu donativo:

Material escolar

10 euros

donar material escolar a niños y adolescentes

Alimentos

35 euros

donar alimentos para niños y familias

Curso de formación

100 euros

dar la posibilidad de asistir a un curso de formación

Dona ahora para ayudar a niños víctimas del trabajo infantil


Dona ahora con tarjeta

Otros métodos para donar

Transferencia o ingreso en cuenta bancaria:

La Caixa ES47 2100 3060 5322 0185 5587
(motivo "Trabajo infantil")

Por teléfono llamando al +34 91 782 6556

Recuerda: tus donaciones gozan de beneficios fiscales y son desgravables en la declaración de renta. Lee más

Beneficios fiscales

Tu impacto es enorme, y se vives en España puedes beneficiarte de tus aportaciones.


Para beneficiarte de la desgravación de tu donativo, asegúrate de que tenemos correctamente tus datos personales.

×

Trabajo infantil: la historia de Ebenezer

La trata de seres humanos es ilegal en Ghana; pero a bordo de las embarcaciones del lago Volta la ley no existe.

Los niños son golpeados diariamente con los remos y con los cables eléctricos. Muchos de ellos son privados del sueño, sufren desnutrición, son víctimas de todo tipo de violencia sexual y física.

Trabajo infantil: lago Volta

Sus testimonios hablan de crímenes atroces. Se les niegan los cuidados médicos, la educación y el descanso. Si intentan huir, saben que se enfrentan a una muerte casi segura o a terribles torturas.

No existe otra palabra: son esclavos.

Durante tres años, Ebenezer trabajó en el lago Volta, para cuya creación habían sido destruidos todos los bosques cercanos. Tiraba las redes y las levantaba hasta que le ardían los hombros y las manos se le cortaban y sangraban.

Trabajo infantil: lago Volta

“La trata de niños es un problema relacionado con la pobreza”, explica Henry Amanor, director del centro Compassion de New Ningo, la ciudad de origen de Ebenezer.

“Intentad imaginar la situación de las familias: tenéis tres niños que no acuden a la escuela, ni siquiera disponéis de dinero para comer y, de repente, alguien os promete dar trabajo a uno de vuestros hijos, llevarle a la escuela y darle un sueldo. ¿Quién de vosotros rechazaría esta oferta?”

Así, ante esta perspectiva, muchos padres “ceden” a sus propios hijos por menos de 70 euros. Los traficantes les prometen que sus hijos serán llevados a pocos kilómetros de distancia del pueblo, pero en realidad les conducen muy lejos, a lugares donde no podrán encontrar el camino de regreso a casa.

A cientos de kilómetros de distancia, Comfort se sentía preocupada por la suerte de sus nietos; ni siquiera lograba dormir.

Trabajo infantil: lago Volta

“Una noche, antes de quedarme dormida, oré. En un instante, un pensamiento asaltó mi mente: yo nunca fui a la escuela, no podía permitir que mis nietos tuvieran la misma vida que yo”, explica Comfort.

Pidió ayuda a Henry, el director del centro Compassion local. Henry le explicó que Ebenezer y sus primos podrían salvarse gracias a la iglesia local y al centro Compassion.

Cargada de esperanza, Comfort se dirigió hacia el lago con Henry. Su objetivo, audaz y temerario, era liberar a Ebenezer y a sus primos.


Libertad para Ebenezer

La tormenta cayó sobre el lago como un ave rapaz. Los chicos gritaban desesperadamente mientras las grandes olas sacudían la barca sin parar. Ebenezer estaba convencido: si no lograba llegar a la orilla, moriría. Se agarró al asiento de madera, cegado por la lluvia y sofocado por el miedo.

De repente, la proa se levantó hacia el cielo. La barca se irguió como un caballo desbocado hasta que tuvo lugar el impacto final. Ebenezer se encontró en el agua. A su alrededor, sus pequeños amigos flotaban agarrados a los restos de la embarcación, pataleando desesperadamente para llegar a la orilla. Milagrosamente, los niños lograron alejarse del agua y ganar la partida a la muerte.

Trabajo infantil: lago Volta

La barca estaba totalmente destruída. El tío estaba arruinado.

Cuando Comfort encontró a su nieto, se puso a llorar. Gracias a Compassion y a Henry, Ebenezer por fin se encontraba libre: “Sola jamás habría conseguido traer de vuelta a casa a los niños. Si se hubieran quedado en el lago, no habría quedado nada más de sus vidas”.

Trabajo infantil: lago Volta

Durante los tres años que pasó en la barca, tras miles de horas de trabajo y angustia, Ebenezer había ganado menos de 50 euros.

En la actualidad, Ebenezer está asistiendo a los últimos años de bachillerato y sueña con estudiar ingeniería. El trauma que ha vivido no será fácil de olvidar. Tras dejar el lago, Ebenezer fue inscrito en el centro Compassion, recibiendo el amor de su abuela y de la iglesia local y animado por su padrino, Daniel.

×
Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2018 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 25 países en Asia, África y América Latina.